viernes, 11 de diciembre de 2009

LA PERTINENCIA DE LA MUJER POLICIAL Y SU ENFOQUE DE CAMBIO EN UNA POLITICA BASADA EN EL HUMANISMO




Por: Rubio Cesar Valencia Gomez

ABSTRACT

Undeniably, having to talk about addressing a Thriller Based on humanism, without taking into account the role that women from developing this model of leadership, which is why we emphasize the great value that offers the feminine touch to this process of evolution and growth, boosting the image and promoting structural change in a level of leadership in addressing the humanist.

Keywords: human, evolution, women, Police, Leadership.


RESUMEN

Es innegable tener que hablar de un Direccionamiento Policial basado en el humanismo, sin tener en cuenta el papel que desarrolla la mujer frente a este modelo de dirección, es por ello que resaltamos el gran valor que imparte el toque femenino a este proceso de evolución y crecimiento, refrescando la imagen, y fomentando el cambio estructural en un nivel de liderazgo bajo el Direccionamiento humanista.

Palabras claves: Humanismo, Evolución, Mujer, Policía, Liderazgo.




INTRODUCCION


Es hora de rescatar el gran valor que tiene la mujer en nuestra institución, es por ello que una buena forma de comenzar con este ensayo, es destacando el trabajo realizado por la señora General LUZ MARINA BUSTOS quien es símbolo de orgullo y admiración para muchas personas de la institución, además de ser la primera mujer que asciende a este grado en la historia de la fuerza publica, rompiéndosen paradigmas y logrado cambios fundamentales en una política basada en el humanismo, es por ello que el presente ensayo esta dedicado a todas aquellas mujeres que día a día dedican esta valiosa labor a construir un mejor país, a pesar de las adversidades que muchas veces presentan en la institución. Dando vida y luz a una entidad que busca lograr la credibilidad del pueblo colombiano.





DESCRIPCION DEL TEMA Y DESARROLLO DE LA ARGUMENTACION


Me gustas cuando callas...
Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes de lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llenas del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
Pablo Neruda

Quiero comenzar este ensayo inspirado en un sentimiento poético de Pablo Neruda, un pensamiento que encierra los más altos símbolos de magnanimidad hacia un ser transparente lleno de valor y admiración que imparte el toque humanista y benévolo que tanto hace falta en nuestra institución policía nacional, las palabras son pocas para expresar con lujo de detalles el ser más sublime de corazón, manso y rodeado de cariño en un mundo lujurioso que se sumerge en el rechazo de la MUJER. Sí… es ella…. la mujer. Símbolo de pulcritud y belleza, quien camina delante de la sombra para dar luz a la institución a pesar de las adversidades, aquella imagen que florece y esparce el aroma mas fino y tierno, para dar el realce de perfección y calidad al trabajo que desarrollan cientos de uniformados en nuestra institución. Aquella que ha trazado la línea base para cimentar una nueva columna de fortaleza y propagar el ambiente de trabajo frente a las actitudes y comportamientos de miles de personas que tratan de desvirtuar en un ambiente de machismo el trabajo tan virtuoso que forja las caricias de los miles de policiales que encuentran en una mirada de una mujer policial, la sonrisa para continuar la labor que se desarrolla en su día a día.


Es ella…. ¿Quien?.... La MUJER……


“La más delicada obra de Dios, creada como mágica compañera del hombre para madre de sus hijos. Mágica, porque puede adivinar lo que aquellos a quienes ama piensan, sin necesidad de palabras para saberlo; porque puede volar instantáneamente adonde se le necesita; porque puede sobrevivir en las hogueras que la vida le presenta a diario; porque puede enfrentarse a quien sea, defendiendo ideales, familia e hijos, hijos por quienes ante un ataque “se convierte” en leona protegiendo sus cachorros, y finalmente mágica, porque definitivamente es varias personas en un solo cuerpo: esposa, madre, profesora, enfermera, siquiatra, cocinera, consejera...” Mariblanca Staff Wilson

Pensemos en ese ser sublime que nos trajo la institución para acompañar paso a paso las actuaciones de cada uniformado, La mujer no quiere una mirada, quiere una sonrisa que le haga vibrar en los momentos de tristeza, es ella quien acompaña las adversidades de cada policía, por su propio sentimiento de dulzura. Ella no quiere compañía, quiere la presencia ante las actuaciones que ponen al ciudadano al borde del abismo infernal, mientras ella sufre paso a paso los acontecimientos que puedan ocurrir o que por el contrario estén ocurriendo.


La mujer no busca una mano, busca encontrar en todo el ser una persona transparente y pulcra. La mujer no busca tu risa, espera tu alegría para compartir cada instante los momentos más felices, demostrando que cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo son importantes para disfrutarlos al máximo. Por consiguiente algunos comandantes deberían entender ante todo que la mujer es mujer, por ello no deben ser tratadas como hombres, pues seguiríamos cayendo en el mismo error de cientos de años, la mujer no es física, es sentimental y por ello la acompañan los mas finos toques de delicadeza, los cuales mezclados a la fragancia que imparte, realzan el corazón de muchos, La mujer no eres tú, no la trates como esperas que te traten. .


Si… es ella, la Mujer Policial, madre, compañera, Esposa y ante todo una trabajadora ideal, que transforma el mundo real en un mundo imaginario para darle realce a lo más insignificante y construir un palacio en un mar de lagrimas, esa ella quien tiene claro el porque ingreso a la institución y ante todo sabe manejar su sinceridad para no desvirtuar la imagen institucional frente a casos de corrupción.


Sus manos delicadas elaboran los más valiosos documentos escritos que muy pocos hombres podrían transformar en nuestra institución, obra de un mundo policial que camina por las rutas de la verdad dando vida a otras personas y ayudando a quienes lo necesiten en la labor comunitaria que emerge de su más intimo clamor sentimental.


Por ello a través de la historia, se ha dado un gran realce de belleza y admiración llegando a los más profundos lugares de la geografía mundial, despertando un ambiente de igualdad que reconociera la importancia y el papel fundamental de la mujer en el desarrollo de un país en búsqueda de nuevos horizontes arrebatados por el consumismo torpe que encierra a las personas, por eso el papel de la mujer debe ser la base angular para sostener la economía de una sociedad, dando un gran reconocimiento en la historia de la humanidad, hasta llegar a nuestro país y dar lo que se merece, por consiguiente la Policía Nacional en medio de este proceso trasformativo, debe reconocer esta importancia para el desarrollo de las labores en la Institución, es como “A partir de la igualdad jurídica del hombre y la mujer, consagrada en la constitución nacional, no existe impedimento legal para que toda mujer con vocación de servicio que quiera abrazar la carrera policial como proyecto de vida lo pueda ejecutar sin restricción alguna. La participación de la mujer es fundamental para el desarrollo de cualquier empresa humana, puesto que su presencia imprime valor a los objetivos propuestos y transforma para bien los espacios y las relaciones sociales. Dicha gestión nos muestra una sociedad que impone su mirada a las capacidades humanas, dejando atrás discriminaciones injustificadas y consolidando el sentido de proceso de promoción social.


Con un trabajo eficiente y comprometido, las mujeres fueron ganando paulatinamente nuevos espacios de participación, hoy integran plenamente las diversas áreas de la función policial, tanto operativas como administrativas, compartiendo riesgos y responsabilidades en igualdad de condiciones con los hombres. A través de la apropiación de roles diferentes, la mujer en la policía llegó a asumir actividades relevantes. Por ejemplo, en casos de antisecuestro, investigación de homicidios y delitos sexuales, control comunitario, enfermería de combate y policía comunitaria, para los que posee un perfil diferente al hombre, caracterizada por su tolerancia a las frustraciones y el mejor manejo de las relaciones humanas y la negociación.”


Por todo la antes expuesto la mujer en la institución se ha convertido en encanto de la vida y andanza de los hombres para continuar la etapa de creación, es este ser que obra en un mundo de irregularidades, al cual trata de dar forma y conduce a muchos uniformados por el buen camino, por las sendas del bien, de los principios y valores que mantienen la integridad policial, es por ello que un modelo humanista, no puede dejar atrás el trabajo de la mujer uniformada, delicada por naturaleza y por esta razón es inferior físicamente al hombre, pero con una fuerza interior que imparte nuevas expectativas a muchos compañeros que buscan el camino de la humanización.

El poeta y escritor mexicano, Octavio Paz, una de las figuras literarias más representativas de la lírica y el pensamiento de México y de Hispanoamérica: expresa "La mujer vive presa en la imagen que la sociedad masculina le impone; por tanto, sólo puede elegir rompiendo consigo misma... si se atreve a amar, a elegir, si se atreve a ser ella misma, debe romper esa imagen con que el mundo la encarcela".


Por ello la mujer policial debe salir, de un modelo interno a un modelo humanista que forje horizontes de imaginación, es a ella a quien se debe dar el papel que le corresponde, es ella quien transforma la realidad, y da la elegancia a la institución,
La mujer en la policía nacional adquiere una fuerza única y cuando mira a un hombre lo desarma y le hace perder los sentidos porque ella mira con la fuerza del alma.


Además de sus cinco sentidos, ella posee algunos más: la intuición, con la que practica la telepatía, adelantándose a los acontecimientos; el optimismo, suspicacia, deber, sensibilidad humana, y finalmente el sentido común o lógica, sentido del que bastante escasea el hombre, y se ha demostrado con el pasar del tiempo.


A través de la historia los grandes filósofos han dejado importantes legados e ideas a la imagen de la mujer, las cuales han influido directamente en la historia del Mundo entero.



En su obra "la República" de Platón, “él estaba en búsqueda de Construcción de una sociedad perfecta. El filósofo griego reconoce una misma naturaleza para el hombre y la mujer, aunque para la época esto pareciese ridículo, ya que nada concuerda con el contexto histórico, y debido a esta igualdad en su naturaleza, para él, es lógico que tuviesen las mismas oportunidades a través de una educación igualitaria. Aquí podemos ver los inicios del derecho que la mujer tiene a obtener una educación completa, para así poder tener las mismas oportunidades que los hombres a nivel laboral”.


Si analizamos al interior de nuestra institución, nos daremos cuenta como desde comienzos de los años 90 “La Dirección de la policía Antinarcóticos se percata de la necesidad de capacitar personal policial para que participe directamente en las actividades de interdicción, erradicación e inteligencia en atención sanitaria en el área de operaciones, con la idea de que este personal sea el primero en atender a los policiales lesionados durante operaciones antinarcóticos. Fue así como la mujer hizo su incursión como enfermera de combate y desde entonces su presencia ha sido significativa en la evacuación de heridos o durante los procesos de fumigación en alejados parajes del territorio nacional” .


Es por ello que nuestra institución debe mantener en igual condiciones los derechos de la mujer policial, tal como se esta viendo en el modelo de direccionamiento policial basado en el humanismo, rompiendo paradigmas y cruzando los horizontes de la verdad, donde se descubren las fortalezas y debilidades del trabajo que desarrolla este ser bello y forjador del rostro que representa la imagen institucional, expresado en transparencia y pulcritud, continuando el trabajo de ilusión que miles de policías mantenemos, con el fin de construir el país que tanto busca el pueblo colombiano, libre de narcotráfico y para mantener la convivencia pacifica y segura con el fin de vivir todos en paz.




CONCLUSIONES


Ser mujer policía es aprender de los errores sin sentirse frustrada, es saber actuar con dignidad en todas partes, es no perder el sueño por tener que humillarse, es tener la cabeza en alto aunque deba humillarse.
Ser mujer policial es iluminar la vida en el servicio, es saber vivir como donación al otro, es compartir el dolor del prójimo, es vivir la vida con alegría aunque por dentro bulla la tristeza...es saber que la amistad es calidad, es aprender a ser paciente....
Ser mujer policía es sentirse realizada haciendo y siendo lo que elegimos SER POLICIAS DE COLOMBIA






BIBLIOGRAFIA Y FUENTES DE INFORMACION


• Adriana Aguirre Duarte, Periodista Policía Nacional, Revista Policía Nacional, La mujer gestora de actividades policiales ISSN 0122 0411

• Arango Durling, Virginia Derechos Humanos de la Mujer. Ediciones Panamá Viejo, S.A. Panamá, 1994.

• Badilla, Ana Elena. La Discriminación de género en la Legislación Centroamericana. Estudios Básicos de Derechos Humanos IV. Publicación del Instituto Interamericano de Derechos Humanos y la Comisión de la Unión Europea. San José, 1996.
• Edición de Sylvia Marcos (2004). Religión y género. Enciclopedia Iberoamericana de las Regiones 3. Madrid: Editorial Trotta. ISBN 978-84-8164-656-6.
• Mariblanca Staff Wilson. MUJER Y DERECHOS HUMANOS Abogada, Panamá.
• VV. AA. (2005). Historia de las mujeres en España y América Latina. coordinadora: Isabel Morant. Cuatro tomos. Madrid: Editorial Cátedra.

martes, 8 de diciembre de 2009

EDUCACION UN ASUNTO DE TODOS


Hablar de Educacion es un asunto que alegra los horizontes del conocimiento, y mucho más cuando esta formación trasciende las fronteras de una teoría, constituyéndose en la base fundamental de la construcción mutua que da como resultado una enseñanza bajo los estándares de un ordenamiento simbólico, lo cual da la apertura a otras disciplinas que quieren saber más de las ciencias que han traspasado los limites de unos supuestos teóricos, donde se da un papel importante al sujeto, ser pensante, transformador y principal actor para la existencia del otro, es por ello que debemos darle una gran importancia al sujeto desde una mirada humana, donde la persona razona y orienta el cuidado de si mismo bajo diferentes valores que le permiten formarse.

Esta formación requiere de elementos indispensables que se entrecruzan, y cambian conforme a la cultura, por ello en un mundo de transformaciones cosmovisuales y multidimensionales, se da paso a la tecnología, la cual requiere de un componente lúdico para transformar los entornos educativos, los cuales se han mantenido por cientos de años, pues claramente observamos como cambia la cultura, la tecnología, las comunicaciones, los medios de transporte, pero parece ser que la educación avanza lentamente, pues seguimos viendo estudiantes en las mismas filas, con su cuaderno y lápiz, logrando escribir lo poco que entiende del docente.



Es por consiguiente que requerimos abrir paso a nuevos conceptos, nuevas ideas y nuevas teorías que transformen el entorno educativo.